Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 03 de mayo de 2011   |  Número 4
ENCUENTRO DE FARMACÉUTICOS DE HOSPITAL DE CATALUÑA
ELVIRA GEA, DELEGADA AUTONÓMICA DE SEFH EN CATALUÑA
“Al farmacéutico se le está escuchando más y el médico le pide que sea su colaborador” ”
Afirma que “hay que prudentes” y “ver cuándo es realmente rentable” incorporar la automatización

Félix Espoz. Madrid
La Sociedad Catalana de Farmacia Clínica (SCFC) y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) han organizado el II Encuentro de Farmacéuticos de Hospital de Cataluña, con la colaboración de Boehringer Ingelheim, en el que se han abordado todos los aspectos relevantes ocurridos en el último año y se ha realizado un taller sobre liderazgo y trabajo en equipo como herramientas para hacer frente a la crisis en el ámbito sanitario y particularmente en la farmacia hospitalaria.

Elvira Gea.

Elvira Gea, delegada autonómica de SEFH en Cataluña, explica que los servicios de Farmacia tienen la información y velan por el presupuesto de medicamentos, y que “en este presupuesto hay varios márgenes para maniobrar. De siempre el farmacéutico ha tenido la visión anticrisis incorporada al servicio de Farmacia. Ha tendido a optimizar el tratamiento seguro y eficaz, y que fuera a precio razonable. Esta visión no siempre ha sido bien entendida por los estamentos médicos, que la definían como economicista”.

La experta explica que “un medicamento es caro cuando se utiliza mal. El fármaco es coste efectivo cuando se está utilizando en el target de paciente adecuado, a las dosis adecuadas, durante el tiempo adecuado, además, con evaluaciones de la efectividad de forma periódica y rigurosa para saber cuándo hay que continuar con un tratamiento o hay que suspenderlo”.

Gea considera que al farmacéutico se le está escuchando y el médico le pide que sea colaborador suyo. “Que le vaya orientando y diciendo cómo va respecto a su presupuesto y qué otras alternativas tiene para poder tratar al mayor número de pacientes de forma correcta”.

“Los médicos están muy preocupados”, agrega, si bien, cree que “están aceptando que los recursos son limitados y que no todas las innovaciones aportan el valor suficiente como para aplicarlas de forma amplia, sino que probablemente hay que perfilar bien cuáles son aquellos que mejor pueden beneficiarse. En el tema de la Oncología se ve clarísimamente”.

Jornadas

Dentro del taller, Marisol Rodríguez (Catedrática de Economia Aplicada de la Facultat d’Economia i Empresa de la Universitat de Barcelona), mostró cómo se había llegado a esta situación económica. El origen de la crisis a nivel mundial y cómo a fecha de 2011 en Cataluña ya se había tenido que poner medidas de priorización de cuáles eran los servicios más importantes y cuáles otros había que dilatarlos en el tiempo. Analizó cómo el servicio de Farmacia, a través de su liderazgo en la selección de fármacos, en la propuesta de elaboración de guías y de protocolos, tenía que participar de forma activa para que la partida de medicamentos pudiera ser optimizada.

Oriol de Solà-Morales (Director HTA. Agència d'Informació, Avaluació i Qualitat en Salut. Departament de Salut - Generalitat de Catalunya), hizo referencia a los diferentes aspectos de la sanidad en los que se ha ido evolucionando, sobre todo en los medicamentos y su dispensación ambulatoria en los hospitales, el creciente número de pacientes en esta situación, los nuevos tratamientos y sus costes; abordó el margen de maniobra que puede tener el Servicio ante esta situación, y la participación de los genéricos como medida de contención del gasto. Expuso como desde Farmacia hay que poner en marcha estudios en los que demostrar que para igual efectividad una propuesta genérica podía suponer un ahorro suficientemente importante como para poder destinar esta partida para otras actuaciones que lo requieran.

También se habló de tecnología. En este momento en el que hay recortes económicos, toda la innovación tecnológica que podría ayudar a optimizar no hay posibilidad de implementarla.

En este punto, Gea considera que la automatización va a reducir costes, “pero hay que ser prudentes y ver cuándo es realmente rentable. Cuando es así y lo podemos demostrar económicamente está plenamente justificado y hay que apostar por ello”.

Para la delegada autonómica de SEFH no siempre es rentable. “En hospitales de tamaño medio igual hay que automatizar ciertas cosas y otras seguir manejándolas de modo manual. En hospitales muy grandes en las que hay áreas opacas de información sobre cómo se están utilizando los fármacos, desde luego es muy útil. Sin información no se pueden emplear estrategias para combatir el gasto. No se pueden dar palos de ciego del tipo vamos a reducir linealmente un X por ciento”.

Por último, Joan Serra Devecchi (Director de Proyectos del Servei de Salut de les Illes Balears), identificó varios puntos en los que el farmacéutico debía tomar posturas no tanto de recomendación sino de pasar a la acción y hacer propuestas mucho más valientes. Asumiendo la responsabilidad de tomar medidas de corrección o de aportación a los tratamientos farmacológicos. Alentó a los profesionales a tomar una responsabilidad más activa con respecto a los resultados económicos y de salud de la que ha estado teniendo hasta ahora. .

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com