Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 12 de septiembre de 2011   |  Número 11
portada
EN PACIENTES HOSPITALARIOS Y AMBULATORIOS
El 51% de las reacciones adversas a fármacos en los hospitales pueden prevenirse
Resultados de un metaanálisis de 22 estudios

Redacción. Madrid
Muchos casos de reacciones adversas a medicamentos (RAM) que se ven en la atención hospitalaria y de emergencia podrían evitarse, según un nuevo estudio presentado en la conferencia anual de la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) que está teniendo lugar en India. Los investigadores responsables aseguran que el hallazgo de que las RAM evitables sean tan generalizadas tiene importantes implicaciones para los sistemas de salud.

Escuela Nórdica de Salud Pública.

Katja Hakkarainen, farmacéutico de la Escuela Nórdica de Salud Pública de Gotemburgo en Suecia, junto a su equipo, llevaron a cabo el primer metaanálisis sobre prevención de reacciones adversas a medicamentos tanto en pacientes ambulatorios como hospitalizados. El estudio reúne los resultados de 22 estudios y los investigadores fueron capaces de medir tanto la frecuencia de reacciones adversas como su evitabilidad en un entorno hospitalario y de emergencia.

Los investigadores encontraron que la frecuencia de las principales RAM en hospitalización o emergencia en adultos fue del 2 por ciento y que el 51 por ciento de todas las reacciones adversas se pueden prevenir. Entre los ancianos, la posibilidad de evitarlas alcanzó el 71 por ciento. Además, la frecuencia de las RAM en pacientes hospitalizados fue de 1,6 por ciento, pudiendo haberse prevenido el 45 por ciento.

“Sabíamos que las RAM eran comunes y que algunas de ellos son evitables”, explica Hakkarainen, “pero ningún estudio anterior había mirado a su frecuencia, tanto en los pacientes hospitalizados como en pacientes ambulatorios. Nos hubiera gustado también investigar su frecuencia en Atención Primaria, donde la reacción no se tradujo en una visita al hospital o a Urgencias, pero hay muy pocos datos disponibles sobre este tema”.

El equipo de la Escuela Nórdica de Salud Pública señala que las RAM prevenibles puede tomar muchas formas. Uno de ellas es la de una hemorragia interna asociada con el uso de anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), y si no está bien vigilada, puede revertir en problemas graves. Señalan también que el uso inadecuado de analgésicos puede provocar una hemorragia gastrointestinal grave. Otros tipos de RAM pueden ocurrir cuando existe una contraindicación para un tratamiento particular que se ignora o se pasa por alto. También puede ocurrir que, aunque el tratamiento es correcto, el paciente toma una dosis demasiado alta.

Llamadas a aumentar

En un momento en el que hay más medicamentos disponibles y son más utilizados en todos los grupos de edad, la frecuencia de las RAM y las RAM prevenibles están llamadas a aumentar, argumentan los investigadores, destacando que es importante diferenciar entre los dos grupos. Por ejemplo, algunas reacciones adversas ocurren a pesar de que el tratamiento fue correcto y conforme a las recomendaciones, y algunos de ellos pueden ser relativamente menores en comparación con el beneficio de la terapia. Estas reacciones adversas son consideradas como no prevenibles.

Otros estudios han encontrado que las RAM prevenibles son más severas que las que no lo son, según los autores del estudio. En la investigación, el 32 por ciento de todas las RAM prevenibles fueron graves (potencialmente mortales, que causan un daño permanente, o que requieren cuidados intensivos), por un 19 por ciento de las no prevenibles.

El hallazgo de que las RAM en pacientes hospitalizados eran altas puede parecer sorprendente, pero según los investigadores, esto podría ser debido a un flujo de información deficiente entre las unidades de salud que resulta en una falta de información sobre la historia médica del paciente, así como las largas jornadas de trabajo de los profesionales, lo que puede dar lugar a más errores humanos.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com