Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 22 de febrero de 2012   |  Número 22
PROFESIÓN
PERMITE AHORROS ECONÓMICOS DIRECTOS E INDIRECTOS
El Hospital General de Valencia desarrolla el ‘Programa de Optimización del Uso de Antimicrobianos’
Trabaja en el desarrollo de un programa informático que permite el seguimiento y facilita la información al grupo de control de expertos en infecciones

Redacción. Madrid
Alicia de Miguel, directora del Centro Diagnóstico Biomédico del Hospital General de Valencia, señala que “los datos que disponemos en relación con las multirresistencias antibióticas nos obliga a tomar las medidas necesarias para evitar estas situaciones al máximo posible y garantizar el uso racional de antibióticos en beneficio de nuestros pacientes”.

De este modo, un equipo multidisciplinar del Hospital General –constituido por el Servicio de Microbiología (Centro de Diagnóstico Biomédico), el Servicio de Farmacia, el Servicio de Cuidados Críticos y la Unidad de Enfermedades Infecciosas, apoyado por la Comisión de Infección y Política Antibiótica– está desarrollando el Programa de Optimización del Uso de Antimicrobianos (PROA).

Dicho programa empieza con la comprobación diaria y la asistencia continuada por parte del Servicio de Microbiología. Esto permite informar de los resultados rápidamente y de forma directa en los casos de gravedad, y anualmente se concreta en un dossier que indica la incidencia de las principales bacterias que producen infecciones.

El programa sigue con la realización de controles periódicos de la incidencia de microorganismos potencialmente peligrosos (Acinetobacter, Pseudomonas, S.aureus, Legionella…) que puedan aprovechar la debilidad de los pacientes hospitalizados para invadir su organismo y producir infecciones graves. “El conocimiento del entorno hospitalario es fundamental para dirigir las medidas de prevención y disminuir las tasas de infecciones intrahospitalarias”, señala Concepción Gimeno, jefa del Servicio de Microbiología.

Asimismo, se realiza un doble seguimiento, ya que desde el Servicio de Medicina Preventiva también hay un control diario de los pacientes con infecciones por bacterias multirresistentes para asegurar el tratamiento adecuado y la toma de medidas de control de la infección.

Una de las medidas más importantes del Programa de Optimización del Uso de Antimicrobianos es asegurar la administración del antibiótico adecuado. Para ello, se utilizan protocolos consensuados de tratamiento que unifican los criterios médicos y evitan el uso de antibióticos de reserva, que son os de nueva aparición y que presentan menos resistencias, que únicamente serán utilizados en pacientes graves.

Programa informático

Un programa tan multidisciplinar requiere estrategias que permitan la comunicación entre los servicios implicados. Esta comunicación tiene que ser directa, por lo que se está trabajando en el desarrollo de un programa informático que permite el seguimiento informatizado y facilita la información al grupo de control de expertos en infecciones (formado por especialistas en Enfermedades Infecciosas, Microbiología Clínica, Farmacia, Medicina Preventiva y Cuidados Críticos).

La puesta en marcha del Programa está directamente relacionada con la incorporación de nuevos programas de cribado de pacientes portadores de microorganismos patógenos potencialmente peligrosos. Cabe destacar, por ejemplo, la detección de pacientes portadores de la bacteria SAMR (Staphylococcus aureus, resistente a meticilina) en las unidades de Cuidados Críticos, que ha permitido reducir de forma sustancial las personas infectadas por esta bacteria.

Ahorro económico

El programa de Optimización del Uso de Antimicrobianos repercute directamente en el ahorro económico del sistema sanitario. De forma directa, al reducir el consumo de antibióticos de alto coste (ahorro estimado en 250.000 euros anuales), y, de forma indirecta, en la reducción de estancia hospitalaria. Como ejemplo, los resultados del programa de portadores de SAMR dan un ahorro medio estancia hospitalaria en UCI de 12 días (aproximadamente 1.300 €/día) y un ahorro medio de estancia hospitalaria en sala no intensiva de 13 días (aproximadamente 400 € día).

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com