Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 9
portada
JOSE LUIS POVEDA, PRESIDENTE DE LA SEFH
“El Ministerio debería ajustar una lista homogénea de fármacos para todas las comunidades”
Señala que "ante la falta de liderazgo del ministerio las comunidades autónomas han optado por desarrollar sus propias estrategias"
Félix Espoz. Madrid
Jose Luis Poveda, presidente de la SEFH, en referencia a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja que refleja que es al Ministerio de Sanidad a quien corresponde establecer reservas singulares de prescripción y dispensación de los medicamentos, y no a los órganos de gobierno de las Comunidades Autónomas, señala que, dado que muchas autonomías “han establecido mecanismos de dispensación de fármacos a través de los hospitales, el Ministerio debería ajustar una lista homogénea de fármacos para todas las comunidades”, y “no deshacer lo andado”.

¿Qué opinión le merece la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja?

La sentencia de La Rioja no difiere mucho de los planteamientos que ha hecho la Sociedad de Farmacia Hospitalaria. La sentencia no cuestiona si los productos deben o no ser dispensados desde la Farmacia Hospitalaria desde el punto de vista de la necesidad de un mayor control o supervisión, ni pone en duda la capacitación en cuanto al seguimiento de los pacientes. Simplemente, cuestiona el órgano que es capaz de determinar los medicamentos que deben ser dispensados desde la oficina de farmacia o desde el hospital. En este sentido la Sociedad siempre ha manifestado que el Ministerio de Sanidad sería adecuado que ejerciera el liderazgo a la hora de establecer una lista única para todas las comunidades autónomas con el fin de evitar diferencias tan importantes como las actuales.

Desde el punto de vista del núcleo principal de la sentencia no estamos en desacuerdo, porque no cuestiona que sean los farmacéuticos de hospital los que dispensen estos fármacos, cuestiona el organismo que tiene que decidir, que a nuestro juicio debe ser Sanidad. Entendemos que ante la falta de liderazgo del Ministerio las comunidades autónomas han tenido que desarrollar sus propias estrategias.

¿Cómo influiría sobre la farmacia hospitalaria deshacer el camino andado? (si todas las moléculas que han pasado de la botica al hospital regresaran)

No creo que ocurra. El procedimiento es más sencillo. La mayoría de autonomías han establecido mecanismos de dispensación de fármacos a través de los hospitales. El Ministerio debería ajustar una lista homogénea de fármacos para todas las comunidades. Sería un procedimiento admitido desde el punto de vista legal. Por lo tanto no creo que vaya a tener repercusión en el sentido de deshacer lo andado.

Desde algunos COF se quejan que no sólo son fármacos oncológicos, que fueron los primeros y son los mayoritarios, sino que se han incluido otro tipo de moléculas, como la pitavastatina (para el colesterol con indicaciones para diabéticos). Aseguran que esta falta de acción del Ministerio está abriendo la puerta a este otro tipo de fármacos. ¿Comparte esta opinión?

Yo creo que la determinación de la situación de dispensación la tiene que hacer el Ministerio de Sanidad a través de la propia Agencia del Medicamento, con la aprobación de la Dirección General de Farmacia. Es una competencia del Estado y no autonómica. Otra cosa es ante la situación de crisis económica y la necesidad de mantener el control del gasto, los gobiernos regionales hayan establecido vías para posibilitar este mayor control.

La Sociedad no cuestiona si es más útil o menos, o si se debe hacer o no. Consideramos que la Farmacia Hospitalaria históricamente y actualmente ha aportado un papel de un valor añadido diferente al de la oficina de farmacia en la optimización y el seguimiento de los tratamientos farmacoterapéuticos, y que en una época de crisis es comprensible que las autonomías estén utilizando sus propios recursos para mejorar y optimizar la eficiencia de los tratamientos. Y, en cualquier caso, lo que abogamos es porque sea una política a nivel nacional y la selección de las moléculas no dependa de las Comunidades Autónomas, con el fin de garantizar la accesibilidad de los tratamientos con la misma garantía en todo el ámbito territorial.

En caso de que se sigan aumentando moléculas desde los gobierno regionales, ¿le podría afectar a la Farmacia Hospitalaria en cuanto a su gestión y su trabajo diario?

Lo que está haciendo la Farmacia Hospitalaria es optimizar y hacer reingeniería de sus propios recursos. En la medida de lo posible estableciendo nuevas fórmulas y procedimientos que minimicen los problemas que pueden tener los pacientes en cuanto a la accesibilidad. Es un tema de balance entre el coste y el beneficio. Si la administración termina pasando un colectivo muy importante de pacientes o de fármacos, viendo los resultados que se han producido hasta la fecha con ahorros muy importantes, no sólo en la utilización de los fármacos, sino sobre todo en la optimización de los tratamientos, creo que será sensible y arbitrará los recursos necesarios para que este control se pueda llevar en los hospitales.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com