Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 9
tribuna
TERESA BERMEJO, JEFE DEL SERVICIO DE FARMACIA DEL HOSPITAL RAMÓN Y CAJAL
El reto de las nuevas tecnologías y el medicamento en el siglo XXI

En los últimos 20 años, se ha producido un importantísimo avance en el desarrollo de las tecnologías aplicadas al ámbito sanitario. Han sido diseñadas tanto para la realización de procedimientos diagnósticos y terapéuticos, así como para los sistemas de información para la salud. Estos últimos, integrados y compartidos, que permiten obtener un elevado nivel de información sobre procesos, costes, resultados y reducir considerablemente los errores médicos.

Paralelamente, y centrándonos en el entorno del medicamento y los Servicios de Farmacia Hospitalarios (SFH), se ha producido un gran cambio que es imprescindible resaltar. La transformación su actividad, de estar centrada exclusivamente en el medicamento, a la participación del farmacéutico en actividades clínicas como miembro del equipo pluridisciplinar de atención al paciente, aportando valor a la organización sanitaria con sus conocimientos en terapéutica y en seguridad en el uso de los medicamentos. En este contexto la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria ( SEFH) ha definido en el año 2008, el Plan Estratégico denominado “2020 hacia el futuro con seguridad”, establece cinco líneas estratégicas y 28 objetivos específicos para construir el futuro de la profesión de farmacia hospitalaria, en un entorno pluridisciplinar, de coordinación entre niveles asistenciales, y siendo el paciente el núcleo de la organización sanitaria. Entre esas las líneas estratégicas, figuran como no podría ser de otra forma, la incorporar las nuevas tecnologías para que permitan mejorar la organización y calidad del SF, así como la seguridad y cuidado integral en el proceso farmacoterapéutcio del paciente. Tan clave consideramos los farmacéuticos este aspecto, que en 2004 , y en el seno de la SEFH , se constituyó el grupo de trabajo “TECNO”, y que tengo el placer de coordinar, cuyo objetivo es establecer los criterios técnicos que deben cubrir los soportes de software y hardware aplicados al uso seguro de los medicamentos en la práctica asistencial, de tal forma que la implantación e implementación de las herramientas informáticas de soporte a la decisión clínica, elaboración y logística del medicamento, mejoren los resultados en salud.

Todo ello, desde mi punto de vista, ha producido un cambio significativo en el nuevo papel del farmacéutico en el entorno hospitalario, liderando entre otros aspectos como la innovación tecnológica y la seguridad en el uso de los medicamentos, y la gestión de la farmacoterapia.

En la actualidad, las nuevas tecnologías en los servicios de farmacia hospitalarios, permiten dar soporte al cuidado al paciente, mediante su aplicación al uso seguro y eficiente de los medicamentos, permitiendo la integración de datos e información, y la automatización de procesos de prescripción-validación farmacéutica-elaboración-dispensación y administración de medicamentos

El Plan Estratégico del Hospital Ramón y Cajal, pretende la calidad científico-técnica, interpersonal y organizativa, con la búsqueda permanente de la excelencia y la gestión eficiente. En ello participa activamente el SFH, servicio central, con una gran demanda asistencial, propia de las características del Hospital al que pertenece. Dicho servicio, en los últimos siete años ha experimentado un profundo cambio a fín de adaptarse a la situación actual de las nuevas tendencias de los SFH en España, proyectándolo hacia el futuro en el contexto antes mencionado del Plan Estratégico 2020.

Desde 2003, la Dirección del centro espera que el SFH funcione como un servicio centralizado en todas sus actividades operativas y de apoyo, y que el personal farmacéutico se integre en el equipo asistencial, participando en la toma de decisiones clínicas. Necesita en todo momento disponer de un SFH que mediante su implicación directa en la toma de decisiones terapéuticas demuestre su efectividad y eficiencia, a través de su participación activa en la gestión clínica clínica y económico administrativa de la farmacoterapia, y en la realización de las actividades asistenciales.

Ello implica un cambio a nivel asistencial, con su implicación en el cuidado a los pacientes, y simultáneamente su implicación activa en la racionalización del gasto farmacéutico, desde el punto de vista de su participación en estrategias de racionalización de la prescripción, en la resolución de problemas relacionados con los medicamentos y reducción de errores de medicación, así como la mejora en la logística del medicamento.

La seguridad en nuestros procesos es clave, y por ello el Plan Estratégico del SF del Hospital, contempla la utilización de las nuevas tecnologías para optimizar el proceso del uso de los medicamentos, siguiendo las recomendaciones de organismos nacionales e internacionales , de forma tal que los sistemas de información y tecnologías , den soporte en el cuidado al paciente, maximizando la seguridad, efectividad y la eficiencia de la medicación prescrita a través de la prescripción electrónica asistida , dispensada mediante sistemas automatizados de dispensación y administrada ( códigos de barras, bombas de administración inteligentes.

El sistema informatizado e integrado on-line de gestión del medicamento implantado en Mayo de 2004, ha sido un punto clave para el desarrollo del SF y de la automatización del mismo, permitiendo que todas las actividades estén integradas, y se han podido optimizar circuitos, recursos y realizar el seguimiento del proceso farmacoterpaútico. El nuevo rol del farmacéutico en ello es clave y estratégico.

El cien por cien de las prescripciones de fármacos se realizada mediante el sistema PEA, y para la dispensación de medicamentos mediante el sistema de dosis unitarias, hemos implementado los SAD-PEA en el 30% de las camas de hospitalización. Todas las areas de actividad del SF están certificadas por la Norma ISO 9001:2008.

Para concluir indicar que desde mi punto de vista las IT en el área del medicamento, suponen un avance considerable, y por ello los hospitales deben abordar importantes inversiones en este concepto. Igualmente debemos considerar que su la implantación, es imprescindible realizar una reingeniería de procesos dentro de la organización sanitaria, con el cambio cultural que lleva implícito.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com