Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 25 de enero de 2012   |  Número 20
autonomías
INDICADO PARA EL TRATAMIENTO SINTOMÁTICO DE LA ARTROSIS DE RODILLA
El Servicio Navarro de Salud asegura que ‘Droglican’ no supone un avance terapéutico
Afirma que de los datos de los ensayos “no se puede concluir que produzca un beneficio clínicamente significativo”

Redacción Madrid
El Servicio Navarro de Salud publica en su última ‘Ficha de Evaluación Terapéutica’, y bajo el título ‘Eficacia no demostrada’, que de los datos que avalan la indicación de condroitín sulfato / glucosamina (‘Droglican’) para el tratamiento sintomático de la artrosis de rodilla con dolor moderado a grave “no se puede concluir que produzca un beneficio clínicamente significativo”.

Imagen de la ficha.

Según los autores, el tratamiento de la artrosis empieza con la educación al paciente con el objetivo de implantar un programa de ejercicio y de controlar el sobrepeso. “El primer escalón del tratamiento farmacológico es el paracetamol y/o AINE tópicos. En caso de no conseguirse el control del dolor, las opciones son AINE orales, opioides, capsaicina tópica y corticoides intraarticulares. La guía del NICE específicamente desaconseja el uso del controitín sulfato y la glucosamina”.

Además, señalan que “en pacientes con dolor leve, el condroitín/glucosamina no aporta ningún beneficio de significación clínica. En cuanto a la presunta utilidad del condroitín/glucosamina en pacientes con dolor moderado-grave, los datos son muy escasos proviniendo de un análisis de un pequeño subgrupo de pacientes de un único ensayo, por lo que no se puede concluir que produzca un beneficio clínicamente significativo”.

El informe también señala que se dispone de datos limitados sobre posibles interacciones medicamentosas con glucosamina. “Se han descrito incrementos en el parámetro INR con anticoagulantes cumarínicos (warfarina y acenocumarol)”, por lo que “los pacientes deben ser estrechamente monitorizados en el momento de iniciar o finalizar el tratamiento”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com