Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 25 de marzo de 2014   |  Número 37
portada
EL DEBATE DE SANITARIA 2000
Evaluación económica e IPT: una controversia que sigue sin acuerdo
Con todo, se reduce la duplicidad de evaluaciones y la variabilidad clínica

Eduardo Ortega Socorro / Imagen: Pablo Eguizábal y Miguel Ángel Escobar. Madrid
La creación y desarrollo de los informes de posicionamiento (IPT) ha estado en el ojo del huracán de la actualidad sanitaria durante los últimos dos años. Ahora que ya existe un modelo y se están desarrollando los primeros, Sanitaria 2000 reúne a expertos del medicamento y responsables de farmacia de la comunidades autónomas para abordar su realidad en un debate, patrocinado por Janssen. Están de acuerdo en que los IPT, si son respetados por todas las regiones, servirán como herramientas de evaluación y limitación de la variabilidad del uso de los fármacos. Sin embargo, en lo que no hay consenso es en si deben integrar evaluaciones económicas.

Ramón Frexes, director de Government Affairs de Janssen; Antoni Gilabert, gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias del Servicio Catalán de Salud (Catsalut); Cristina Avendaño, presidenta d ela Sociedad Española de Farmacología Clínica; Encarnación Cruz Martos, subdirectora de Gestión Económica y Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos de la Comunidad de Madrid, y Miguel Ángel Calleja, vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria.

En todo caso, los participantes en el Debate de Sanitaria 2000 aseguran que el de los IPT es un modelo que es fruto de la participación de todos los actores y ejemplo de transparencia, cualidades que consideran que se deberían trasvasar al sistema de fijación de precios español.

Miguel Ángel Calleja: Estamos viviendo un momento histórico, y podemos hacer que el futuro llegue antes. Está en nuestra mano. El uso de los nuevos IPT nos da participación a todos, se está trabajando en red, de forma más transparente. Posiblemente no se evite la duplicidad del todo, pero sí que se agilizan los plazos y se homogeniza bastante la implantación o el comienzo de uso de los medicamentos. Creo que deben incorporar el informe económico y pienso que sí que podemos, desde las sociedades científicas, ayudar más todavía en el seguimiento e implantación de estos nuevos IPT en los hospitales. Y en todo caso, aprovechar el volumen de profesionales formados para cumplir los plazos comprometidos.

Encarnación Cruz Martos: Lo ha dicho casi todo Miguel Ángel. Pero tenemos una fortaleza importante, y es que para estos temas contamos con una experiencia importante y con unas sociedades científicas que han desarrollado procesos de trabajo y metodología que ahora estamos incorporando para abordar los IPT. Tenemos también la suerte de contar con excelentes técnicos en las comunidades autónomas, que son capaces además de trabajar de forma colaborativa y que están aportando y mejorando mucho la calidad y el sentimiento de compartir lo que se hace. Mientras muchos profesionales ponen su granito de arena y trabajan de forma común también es más previsible que se eviten más duplicidades y que disminuya la variabilidad. Soy muy optimista respecto a los IPT y creo que van a lograr el objetivo con el que fueron propuestos.

Antoni Gilabert: El reto que tenemos como SNS es garantizar el acceso a la innovación de una forma sostenible minimizando la incertidumbre en tres fases: la primera es la de los IPT, que es evaluar y saber con qué criterios vamos a dar los medicamentos. Y en estos es más importante la solidez que la rapidez. Tenemos que ir rápido, no priorizar la rapidez.

La segunda fase es el tema del seguimiento. ¿Cómo? Con registros de pacientes y ver resultados en salud y evaluarlos. Ahí está la clave. La tercera parte es la financiación. Sabemos que hay unos medicamentos que funcionan, unos pacientes que los necesitan y queremos pagarlos. Y hay que innovar en esto, en sistemas de pago, en corresponsabilización, en riesgos compartidos o no compartidos… Pero en todo caso, mediante un método colaborativo, para morir de éxito y reducir la incertidumbre, de resultados y económica.

Cristina Avendaño: Estoy de acuerdo con lo planteado hasta ahora. Efectivamente, la financiación selectiva para el SNS tiene varias patas, y en todas ellos debemos preservar que la metodología sea correcta, participativa, transparente, que se comuniquen las decisiones… Creo que es fundamental que estas metodologías que existen tanto para el análisis farmacoeconómico como farmacoterapéutico preservar que el impacto presupuestario no afecte al valor del medicamento. Muy de acuerdo de la reevaluación de las decisiones tomadas e insistir en que parte de los recursos limitados que tenemos tiene que ir a reevaluar todo lo que tenemos en el SNS, y no solo los medicamentos. Tenemos que incorporar, en los análisis de valor terapéutico y económico, informaciones más allá de lo que viene en la caja del medicamento.

Ramón Frexes: Todos estamos de acuerdo en que los IPT son bienvenidos, pero siempre y cuando reconozcan el valor de la innovación y su avance. Lógicamente, incluyendo, de una forma ordenada y en sentido amplio la evaluación económica, que es imprescindible para dar una posición en la terapéutica en el SNS. Y para ello es imprescindible integrar a todas las partes y a todos los agentes y escucharlos. No por tener más información uno está más presionado, la información es libertad, es poder y cuanto más, más variada y desde más fuentes, tanto mejor.

Lógicamente, el IPT es bienvenido si facilita la accesibilidad, la equidad, evita duplicidades y agiliza tiempos. Pues, este país, no es solo el que tiene los precios de los fármacos entre los más baratos Europa, sino que también tiene los plazos de introducción más lentos. Nosotros estamos esperanzados con que con un IPT consensuado, corporativo y aceptado por una mayoría, seguramente el acceso a la innovación en nuestro país podrá ser mucho más rápido.

Vea aquí el debate completo.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com