Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 23 de junio de 2015   |  Número 67
I ENCUENTRO GLOBAL DE FARMACIA HOSPITALARIA
POLÉMICA POR SU FIGURA JURÍDICA
Gestión clínica: corresponsabilidad y participación
La aportación de la Farmacia es valorada, pero el amplio presupuesto que maneja puede generar dificultades

Marcos Domínguez / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Gredos (Ávila)
Las unidades de gestión clínica son una oportunidad para fomentar la participación y la corresponsabilidad de los profesionales sanitarios en diferentes ámbitos, fijando objetivos comunes y tomando decisiones compartidas y asumidas por todo el equipo. Sin embargo, este modelo de gestión, diferente al tradicional, se enfrenta a diversas dificultades y, la mayor de ellas, es la de tener que demostrar mejores resultados para los pacientes.

Antoni Juan: el farmacéutico, figura fundamental para la gestión clínica.

Es una de las conclusiones a las que han llegado los especialistas reunidos por Sanitaria 2000 para charlar sobre el papel del farmacéutico en estas unidades, en el marco del I Encuentro Global de Farmacia Hospitalaria, patrocinado por Becton Dickinson y Gilead. Antoni Juan Pastor, director asistencial del Institut Català de la Salut, así lo ha expresado, señalando que deben dirigirse tanto a la gestión de los materiales como de los recursos humanos.

No obstante, Gabriel Ramírez Soto, director de la Unidad de Gestión Clínica de Farmacia del Hospital Universitario Virgen de la Macarena, ha señalado que, a pesar del peso de la Farmacia y de que los clínicos han aprendido a valorar la perspectiva del farmacéutico haciendo converger los objetivos de unos y otros, “no tenemos capacidad de maniobra en la gestión de personal”.

Ramírez ha afirmado que los presupuestos de Farmacia, de las mayores partidas del hospital, son “una de las mayores dificultades que tenemos cuando nos enfrentamos a estructuras clásicas de gestión”. En cambio, Esther Aleo Luján, directora del Instituto del Niño y del Adolescente del Clínico San Carlos (que agrupa Pediatría, Neonatología y Cirugía Pediátrica), ha afirmado la ventaja que es trabajar interrelacionadamente con el Servicio de Farmacia. “Tenemos un servicio muy colaborativo”, ha explicado, “y tenemos reuniones mensuales con ellos y con la subdirección de gestión económica”, vitales para el funcionamiento adecuado del Instituto.

De izquierda a derecha: Ramírez, Poveda, Juan, Pedraza y Aleo.

Más allá de lo puramente económico, Aleo reconoce el valor del farmacéutico dentro del equipo “en cuanto a la seguridad del paciente”. Por ejemplo, a través de formulaciones específicas para neonatos o nutrición parenteral.

Por su parte, María Antonia Pedraza, directora gerente del Complejo Asistencial de Ávila, ha advertido de que las unidades de gestión clínica no solo deben servir para controlar el presupuesto, ya que generarían “un rechazo muy importante, porque pierden su capacidad y cuota de poder”. La autonomía es un aspecto esencial, que se desarrolla en delegación de competencias, transparencia y generación de sistemas de información. Al contrario que en el caso de Ramírez, ha considerado que la gestión de recursos humanos es fundamental en estas unidades, y que el fin significa “pasar de un modelo de dirección a uno de supervisión”, rompiendo con las diferentes direcciones del hospital.

Figura jurídica definida

Pedraza ha considerado que el hecho de que estas unidades no tengan una figura jurídica propia “puede dar cierta seguridad a los profesionales que se están planteando cambiar al nuevo modelo”. En cambio, José Luis Poveda, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ve este hecho como una desventaja: “No entiendo autonomía y responsabilidad delegada si no van unidas a una figura jurídica”.

Poveda apunta a la necesidad de fijar indicadores “que comprometan a objetivos conjuntos” dentro de las unidades de gestión clínica, que se consiguen gracias a “líderes comprometidos”. Hablando de liderazgo, la polémica sobre quién debe estar al frente de estos equipos es solucionada por Poveda con espíritu práctico: “tienen que dirigirlas quienes lo saben hacer”, más allá de cargos concretos.
 
 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com