Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 29 de febrero de 2016   |  Número 76
actualidad
Varios estudios recientes avisan de sus riesgos
¿Hay riesgos en el empleo del omeprazol o el ibruprofeno?
Con todo, sus beneficios compensan un perjuicio relacionado con su uso irracional o inadecuado

Eduardo Ortega Socorro. Madrid
Durante las últimas semanas, varios estudios han lanzado alertas sobre los riesgos que pueden tener asociados el tratamiento con algunos de los fármacos más habituales. El omeprazol (y el resto de los inhibidores de la bomba de protones) ha sido relacionado con un mayor riesgo por infecciones y con problemas renales crónicos, el ibuprofeno con un mayor riesgo de ataques cardíacos y el paracetamol está a la cabeza de las intoxicaciones accidentales de bebés en Estados Unidos.

Francisco Zaragozá.

“No podemos demonizar los medicamentos”, avisa Francisco Zaragozá, director del departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Alcalá de Madrid y vocal de Investigación del Consejo General de Farmacéuticos. “Todos sabemos que cualquier molécula entraña riesgos, pero siguen siendo moderados respecto al elevado beneficio que aportan”.

Aunque el investigador no niega que estos estudios evidencian “alarmas que habrá que estudiar detenidamente, tendrán que hacerse investigaciones con más datos que nos lleven a conclusiones más claras, y si las hay que se lleven a la ficha técnica del medicamento para ser cambiada”. De hecho, pone como ejemplo el caso de las interacciones halladas entre omeprazol y otros inhibidores de la bomba de protones con clopidogrel, que llevaron a que se desaconsejara su uso conjunto.

Con todo, el investigador recuerda que algunos de estos estudios parten del uso “inadecuado y del abuso” de estos fármacos tan habituales, sobre todo el mencionado protector gástrico. “Lo que debe imperar es el uso racional y adecuado. Lo que no puede ser es que se ponga la venda antes de la herida y, por ejemplo, cuando alguien se tome un ibuprofeno siempre lo haga con un omeprazol”.

“En cualquier caso”, continúa, “es injusto que se pueda llegar a ofrecer una imagen así del omeprazol, es un medicamento excelente. Hace años que no se opera ninguna úlcera gastroduodenal y es gracias precisamente a este tipo de productos”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com