Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 20 de mayo de 2014   |  Número 41
PORTADA
ESTE AÑO SE PRESENTARÁN RESULTADOS DE NUMEROSOS ENSAYOS
Inmunoterapia oncológica: gran potencial pero cautela en sus efectos secundarios
La SEOM pide “matizar” este optimismo para no generar falsas expectativas

Marcos Domínguez. Segovia / Madrid
Si en 2013 los avances en la inmunoterapia como tratamiento contra el cáncer hicieron que la revista Science los considerara el avance científico del año, 2014 promete confirmar las expectativas de esta opción de tratamiento gracias a la próxima presentación de resultados de varios ensayos sobre el tema que tendrán lugar en los congresos americanos y europeo de oncología.

Ha sido Pilar Garrido, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) quien ha destacado el optimismo de los especialistas ante los periodistas reunidos en el seminario que la sociedad ha organizado conjuntamente con MSD para hablar sobre esta herramienta que, pese a no ser nueva, está comenzando a demostrar su efectividad. “Este año va a haber mucha información, resultados de ensayos clínicos que estamos esperando”, ha explicado.

Además, será la primera vez que el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que se celebra en Madrid en septiembre, incluya en su programa esta terapia.

De izquierda a derecha: Pilar Garrido, presidenta de la SEOM; María Victoria Tornamira, directora de Medical Affairs de MSD Oncología; Luis de la Cruz, del Servicio de Oncología Médica del Complejo Hospitalario Regional Virgen Macarena de Sevilla; Alfonso Berrocal, jefe de sección del Servicio de Oncología del Hospital General Universitario de Valencia; Alipio Gutiérrez, presidente de la ANIS, y Félix del Valle, director de MSD Oncología.

A pesar de los resultados esperanzadores, Garrido ha pedido prudencia a los periodistas a la hora de informar sobre estos avances, llamando a “matizar” el entusiasmo de los propios oncólogos en lo referente a las posibilidades de esta herramienta, ya que puede generar falsas expectativas entre los pacientes. Y es que, aunque cada vez se están descubriendo nuevas moléculas y aplicaciones sobre diferentes tumores, hasta el momento solo un fármaco de esta oleada ha sido autorizado, ipilimumab, y como primera línea para un tipo de tumor, el melanoma.

Por su parte, Alfonso Berrocal, jefe de sección del Servicio de Oncología del Hospital General Universitario de Valencia, ha dejado claro que la inmunoterapia “no es la solución definitiva del cáncer”, pero es “un arma más que incorporaremos a nuestro arsenal terapéutico, y está dando resultados muy superiores a lo que esperábamos”.

A este respecto, ha avisado de que hay que explicar al paciente el nuevo tipo de terapia que estos fármacos suponen, con una toxicidad diferente a la de otros tratamientos, ya que se deriva de reacciones inmunológicas y “no se debe manejar un efecto adverso sin conocimiento, no valen los tratamientos convencionales”, que podrían agravar lo que pretenden aliviar.

Tornamira, durante su intervención.

Necesidad formativa

Al tratarse de una opción terapéutica muy distinta a otras habituales en oncología –por ejemplo, la respuesta no es tan rápida como en quimioterapia y se mide de forma distinta–, hace falta cubrir una necesidad formativa en los profesionales, ha explicado María Victoria Tornamira, directora de Medical Affairs de MSD Oncología. “Soy oncóloga y estoy asustada ante tanta avalancha de información”, ha recalcado.

Tornamira ha expuesto los resultados de un estudio que analizaba el conocimiento de la inmuno-oncología entre especialistas de Europa, que a pesar una muestra pequeña (30 profesionales) de cada país ha arrojado unos datos interesantes: solo el 35 por ciento considera que están bien informados sobre inmunoterapia del cáncer. Además los españoles están muy por debajo del resto de países en este asunto: solo el 10 por ciento afirma conocer bien la inmuno-oncología.

Por ello, el cambio de paradigma en el tratamiento oncológico supone también “un reto de formación para la especialidad de oncología médica”, ha concluido. Este reto, además, también es extensible a la industria farmacéutica. Y es que la inmunoterapia parece haber llegado por fin para quedarse, y la cantidad de información sobre ella no va a parar de crecer.

El punto de vista de la Farmacia Hospitalaria

Esta publicación ha hablado posteriormente con Luis González del Valle, del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario de La Paz, que valora estas terapias como “una alternativa de tratamiento en patologías donde escasean”. Coincide con los oncólogos en la cautela que hay que mostrar al tener un perfil de efectos secundarios distintos al de los tratamientos convencionales, por eso opina que “estas terapias han de centralizarse en centros que tengan hábito de manejarlas”, aunque solo sea “por la administración o la identificación de posibles efectos adversos”.

González del Valle apunta a su alto precio como otro factor a tener en cuenta. “Hay tratamientos de este tipo que suponen un desbarajuste en hospitales de bajo presupuesto”. Por tanto, hay que “saber utilizarlos en su justa medida y de forma racional”. A esto, continúa, ayudará la estandarización que ofrecen los informes de posicionamiento terapéutico, como el que ya existe para ipilimumab. “Me parece óptimo que se haya publicado este informe”, finaliza.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com