Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 11 de marzo de 2014   |  Número 36
AUTONOMÍAS
PARA POTENCIAR LA SEGURIDAD EN EL USO DEL MEDICAMENTO
Jaén implanta un programa para que pacientes dados de alta reciban solo fármacos necesarios
La iniciativa consiste en valorar el listado completo y exacto de los tratamientos previos con la prescripción médica de cada uno después de ser ingresados

Redacción. Jaén
La Unidad de Gestión Clínica de Farmacia del Complejo Hospitalario de Jaén ha comenzado la implantación de un programa de 'Conciliación de la Medicación' para "potenciar la seguridad de los pacientes" de acuerdo a las buenas prácticas definidas por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), con el principal objetivo de garantizar que éstos, después de ser ingresados, trasladados o dados de alta, reciban "sólo los fármacos necesarios entre los que tomaban antes en sus domicilios", al asegurar que están prescritos a la dosis, vía y frecuencia correcta, y son "adecuados y seguros" para su nueva situación.

Esta iniciativa consiste en valorar el listado completo y exacto de los tratamientos previos con la prescripción médica de cada uno después de ser ingresados, trasladados o dados de alta, y se ha organizado en tres etapas, que constan de un primer periodo de formación, una segunda fase piloto para perfeccionar el sistema y una última de aplicación en las Unidades de Cirugía General y Medicina Interna de este centro del Servicio Andaluz de Salud (SAS), para lo que se ha creado también una comisión multidisciplinar.

En concreto, la primera fase de este programa ha estado centrada en la formación de diferentes profesionales sanitarios, tanto farmacéuticos como enfermeros y médicos, y se ha desarrollado a través de cursos acreditados y adaptados en contenidos y horarios a estos profesionales sanitarios, para garantizarles una formación específica en esta materia.

Consultar con el médico de familia

La fase piloto de este proyecto comenzó el pasado mes de enero con la colaboración de un número reducido de pacientes ingresados en la UGC de Cirugía General, lo que "permitirá detectar posibles mejoras". Así, un farmacéutico realiza entrevistas a estas personas para recoger información y poder después realizar un análisis comparativo de la medicación que tomaban en sus domicilios y tras ser hospitalizadas. Si se detectan "discrepancias no justificadas" son consultadas con su médico de familia y, una vez resueltas, son comunicadas tanto al paciente como al resto de profesionales sanitarios implicados.

Este programa, cuya tercera fase se estima que comenzará a implantarse a principio del próximo mes de marzo, supone, además de "beneficios para los pacientes", un "ahorro de costes", porque al identificar errores de medicación que provocan daños, "reduce la necesidad de recursos para subsanar las complicaciones derivadas, como por ejemplo los reingresos hospitalarios".

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com