Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 27 de junio de 2011   |  Número 8
actualidad
VI SEMANA DE LAS ENFERMEDADES DIGESTIVAS
La genómica triplica las posibilidades de respuesta al tratamiento en los pacientes con hepatitis virales
La próxima disposición de dos inhibidores de la proteasa aumentará un 25 por ciento el número de pacientes respondedores

Redacción. Sevilla
Durante la VI Semana de las Enfermedades Digestivas, encuentro organizado por la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), se han presentado las principales novedades disponibles en torno al tratamiento de las hepatitis virales.

José Luis Calleja.

Los expertos analizan dos nuevos escenarios en el abordaje de la enfermedad: por un lado, este año se dispondrá de dos fármacos inhibidores de la proteasa para el abordaje de la hepatitis viral. Administrados junto al tratamiento estándar, los inhibidores de la proteasa aumentarán un 25 por ciento el número de pacientes respondedores.

Por otro, la aplicación de la genómica al tratamiento de la hepatitis viral permitirá elegir la terapia más adecuada a cada paciente, incrementando las probabilidades de respuesta a una u otra terapia, según señalan desde la Sociedad.

La genómica identifica los pacientes con mayores posibilidades de respuesta en base a la presencia de un determinado genotipo. La búsqueda de señales genéticas en el paciente es un objetivo fundamental para la mayoría de los grupos de investigación en España y el resto del mundo, ya que pueden ser tremendamente útiles en el manejo de las enfermedades hepáticas.

En el caso de las hepatitis virales la posibilidad de respuesta al tratamiento si se presenta uno de los polimorfismos de la IL28 es el triple, según los expertos. “Las señales genéticas de la interleucina 28b permiten conocer en parte las posibilidades de curación de un paciente de hepatitis viral y elegir la terapia más adecuada a cada persona. Cuando un paciente posee el genotipo favorable de la IL28b y el genotipo 1 del virus C, las posibilidades de curación son del 80 por ciento”, explica Manuel Romero, Director de la Unidad Médico-Quirúrgica de Enfermedades Digestivas y Ciberehd del Hospital Universitario de Valme de Sevilla. Según Romero, en este grupo de pacientes, que suponen un tercio del total de pacientes con genotipo 1, se podría ahorrar por un lado en recursos económicos y se podrían evitar efectos adversos.

Nuevas opciones terapéuticas

Respecto a la disposición de nuevas terapias, recientemente se han publicado resultados de estudios en Fase III que muestran un aumento de la eficacia de los inhibidores de la proteasa combinados con el tratamiento estándar (triple terapia). Según estos resultados la combinación generaría un incremento de la tasa de respuesta viral sostenida del 25-30 por ciento sobre la terapia estándar, tanto en pacientes naïve (aquéllos que no han tenido tratamiento previo) como en los que no han respondido previamente a la terapia estándar. Esto supondría que disponer de los inhibidores de la proteasa rescataría a casi un tercio de pacientes no respondedores al tratamiento convencional.

En palabras del José Luis Calleja, del Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, “aunque la triple terapia pueda asociarse a ciertos efectos indeseables (irritaciones cutáneas - rash cutáneo - , anemia o alteración en la percepción del sentido del gusto - disgeusia- ) y la ausencia de respuesta se asocie al desarrollo de mutaciones que confieren resistencia al antiviral, estos avances son espectaculares a la hora de ampliar el espectro terapéutico en el tratamiento de la hepatitis C”

De cara a este nuevo escenario, los expertos remarcan que estos tratamientos triplicarán el coste de la terapia actual, por lo que se hace necesario desarrollar estrategias que optimicen el manejo del paciente. A esta estrategia contribuirán considerablemente la personalización del tratamiento a través de la genómica y el desarrollo de secciones y unidades específicas dentro de los servicios de Gastroenterología.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com