Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 08 de febrero de 2012   |  Número 21
congresos y reuniones
CONCLUSIONES DEL CONGRESO DE LA SOCIEDAD AMERICANA DE HEMATOLOGÍA
Los fármacos biológicos permiten aplicar tratamientos crónicos para evitar recaídas en linfomas y leucemias
Ofrecen beneficios en la supervivencia y calidad de vida

Redacción. Madrid
Los fármacos biológicos permiten aplicar tratamientos crónicos para evitar recaídas en linfomas y leucemias y, así, ofrecer beneficios en la supervivencia y calidad de vida de los pacientes, explican expertos participantes en las conclusiones del 52º Congreso Anual de la Sociedad Americana de Hematología.

Francesc Bosch y Eduardo Olavarría.

“Ahora uno de los retos que tenemos por delante es aplicar los avances de la Genética al desarrollo de nuevos tratamientos dirigidos. En pocos años se ha producido un cambio sustancial y hemos pasado de terapias convencionales poco específicas a empezar a disponer de medicamentos con un objetivo muy definido", ha asegurado el jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Complejo Hospitalario de Navarra, Eduardo Olavarría.

Por su parte, el jefe del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona, Francesc Bosch, ha reconocido el “cambio radical” que se ha producido en la forma de tratar el cáncer de la sangre gracias a fármacos “que, solos o en combinación, aumentan la tasa de curaciones definitivas y la supervivencia de los pacientes”.

“Con los tratamientos actuales estamos llegando a eliminar estas patologías de forma perceptible. La clave es hacerlo durante el mayor tiempo posible porque sabemos que gran parte de los pacientes tanto a medio como a largo plazo van a recaer. Por eso este es ahora nuestro gran reto: investigar opciones y en ese sentido resulta prometedor el uso en mantenimiento de terapias biológicas”, ha explicado.

Mejoras en su abordaje

Bosch ha reconocido que las posibilidades de mejora en el manejo de estos tumores son muy amplias. “Esto se debe en gran medida a la disponibilidad de herramientas impensables hace tan solo cinco años y que nos están permitiendo analizar 45.000 genes en cuestión de pocos días”, ha precisado.

En este sentido, ha puesto por ejemplo a técnicas como la ultrasecuenciación, que ha contribuido en el último año a detectar alteraciones moleculares. “Con este potencial para mejorar el conocimiento de estas enfermedades podemos intentar prever mejor la evolución de los pacientes, saber si van a responder o no a un tratamiento, y de ese modo establecer la mejor terapéutica posible”, ha argumentado Bosch.

Las enfermedades onco-hematológicas ocupan el primer lugar en los tipos de cáncer en la población infantil y el quinto en el caso de los adultos. En su conjunto, en España se diagnostican entre 30 y 35 casos por cada 100.000 habitantes cada año.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com