Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 17 de mayo de 2011   |  Número 5
otras noticias de interés
ESTUDIO PUBLICADO EN EL ‘JOURNAL OF THE AMERICAN COLLEGE OF CARDIOLOGY’
Los fármacos para el corazón, mejor al acostarse
La hora del día a la que se toman los IECA “puede hacer una gran diferencia”

Redacción. Madrid
Cuando los médicos dan a los pacientes medicamentos para el corazón, la hora del día puede hacer una gran diferencia, según una nueva investigación de científicos de la Universidad de Guelph.

Tami Martino.

Muchos médicos prefieren dar medicamentos para el corazón a los pacientes por la mañana. Pero el estudio reveló que en los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) -comúnmente dado a los pacientes con presión arterial alta o después de un ataque al corazón o en la insuficiencia cardiaca- mejoran la estructura y función del corazón cuando se administra en el momento del sueño. De hecho, cuando se administra durante el tiempo de vigilia, los IECA no son más efectivos que un placebo, según el estudio.

La investigación se realizó en ratones con la presión arterial alta. Los profesores Tami Martino, del Departamento de Ciencias Biomédicas, Jeremy Simpson, del Departamento de Salud Humana y Ciencias de la Nutrición y Tata Nazneen realizaron el estudio en el Centro Cardíaco Peter Munk y el Heart and Stroke Richard Lewar Centre of Excellence de Toronto.

El estudio aparecerá 17 de mayo en el Journal of the American College of Cardiology.

"Los fármacos para el corazón se dan a menudo a los pacientes por la mañana por comodidad sin tener en cuenta los ritmos biológicos o los riesgos relacionados con el tiempo en los efectos adversos", afrima Martino, que considera que su ingesta a “a la hora de acostarse es mejor”.

Esto se da, según el estudio, porque estos fármacos afectan a una hormona natural involucrada en la remodelación del corazón. Los niveles hormonales aumentan por la noche y hacen que el corazón se agrande, lo que daña el órgano en los pacientes cardiacos, agrega Martino.

“El beneficio del tiempo de sueño que aporta el dar los IECA en este momento tiene correlación con el ritmo biológico de esta hormona”, segura, ya que “al atacar esas hormonas en su momento de mayor actividad durante el sueño, caen sus niveles y no hacen tanto daño”.

El equipo utilizó una versión de acción corta del fármaco y estudió sus efectos durante el tiempo de vigilia y el sueño en un modelo de ratón diseñado con la presión arterial alta.

Cambios en la dosis

Además de administrar el medicamento a los pacientes antes de acostarse, los resultados del estudio sugieren que los médicos deberían considerar el uso de una versión de acción corta de estos fármacos, explica Martino.

“Si el fármaco es más efectivo durante las horas de sueño, no es necesario tener sus efectos todo el día. La utilización de una versión de acción corta puede ayudar a reducir los efectos secundarios”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com