Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 07 de diciembre de 2011   |  Número 17
otras noticias de interés
ESTUDIO PUBLICADO EN EL BRITISH JOURNAL OF CLINICAL PHARMACOLOGY
Pequeñas 'sobredosis' de paracetamol podrían ser mortales por acumulación
Excesos de medicación rutinaria para aliviar una gran variedad de dolores comunes

Redacción. Madrid
Si repetidamente se ingiere un poco de paracetamol de más, con el tiempo puede provocar una sobredosis peligrosa que es difícil de detectar y que puede poner a la persona en peligro de muerte. Los pacientes cuando llegan al hospital no describen a quien les atiende que sufren una sobredosis, sino que se sienten mal. Esta situación clínica debe ser reconocida y tratada rápidamente, ya que estos pacientes están en un peligro aún mayor que aquellos que toman una cantidad muy elevada en una sola ingesta.

Estas llamadas ‘sobredosis escalonadas’ pueden ocurrir cuando las personas tienen dolor y en repetidas ocasiones toman un poco más de paracetamol de lo que deberían. “Con el tiempo el daño se acumula y el efecto puede ser fatal”, asegura Kenneth Simpson, que publica las conclusiones de un reciente proyecto de investigación en la revista ‘British Journal of Clinical Pharmacology’.

El problema, asegura, es que los médicos normalmente para evaluar el peligro que tiene un paciente con sobredosis que llega al hospital le toman una muestra de sangre para averiguar cuánto paracetamol está presente. En el caso de una sobredosis de dosis única la muestra de sangre da una información valiosa, pero la gente con ‘sobredosis escalonada’ pueden tener bajos niveles de paracetamol en la sangre a pesar de que están en alto riesgo de insuficiencia hepática y de muerte.

En el trabajo de la Universidad de Edimburgo y la Unidad de Trasplante Hepático de Escocia, Simpson y su equipo analizaron datos de 663 pacientes que habían sido ingresados en el hospital Royal Infirmary de Edimburgo entre 1992 y 2008 con lesión hepática inducida por paracetamol. Encontraron que 161 habían tomado una sobredosis escalonada, por lo general para aliviar una variedad de dolores comunes, como dolor abdominal o muscular, dolor de cabeza y dolor de muelas.

“A su ingreso, estos pacientes con sobredosis escalonada fueron más propensos a tener problemas en el hígado y el cerebro, requirieron diálisis de riñón o ayuda con la respiración y se encontraban en un riesgo mayor de morir que las personas que habían tomado sobredosis de una sola vez”, agrega Simpson. El problema es peor para las personas que acuden al hospital más de un día después de haber tomado una sobredosis ya que también están en alto riesgo de morir o se necesitan un trasplante de hígado, argumenta.

Debido a que la medición del paracetamol en la sangre es una mala evaluación del estado del paciente en casos de sobredosis escalonada, este experto cree que los médicos necesitan con urgencia encontrar nuevas formas de evaluar si un paciente puede ser enviado a casa, necesita un tratamiento médico para contrarrestar el paracetamol o la necesidad de ser considerado para un trasplante de hígado.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com