Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 2
PORTADA
EL PRESIDENTE DE LA SEFH CONCEDE UNA ENTREVISTA A LA PUBLICACIÓN DE FARMACIA HOSPITALARIA
Poveda no descarta presentarse a la reelección, pero la condiciona a un proyecto “ilusionante”
A la espera de que se convoquen elecciones, Poveda opina sobre la falta de convocatoria de plazas, la falta de iniciativa del Consejo Interterritorial y del nuevo rol que debe asumir el farmacéutico

Javier Leo / Imagen: Julio de Guezala. Valencia
José Luis Poveda (Valencia, 1962) es el actual jefe de Farmacia del Hospital La Fe de Valencia y presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH). Con el traslado al nuevo hospital las cosas han cambiado y el trabajo se ha multiplicado, combinando la puesta en marcha del nuevo servicio con la presidencia de los farmacéuticos hospitalarios españoles. Poveda atiende a Publicación de Farmacia Hospitalaria en su nuevo despacho y no descarta comenzar un nuevo mandato al frente de la SEFH.

José Luis Poveda habla sobre la posible reelección.

El 2011 es año de elecciones, también en la SEFH, ¿se presentará a la reelección como presidente de los farmacéuticos hospitalarios?

Estoy especialmente satisfecho con el trabajo de esta junta; la valoración no puede ser nunca personal, es de todo un equipo de gobierno que ha realizado un esfuerzo muy importante para que el plan estratégico presentado se llevara a cabo. Los resultados son manifiestos y, si lo entendiéramos en términos de líneas estratégicas, creo que habremos cumplido más de un 80 por ciento de lo que nos propusimos. Ahora queda el periodo de reflexión, tanto de la junta de gobierno como mío, para evaluar si realmente existe un proyecto ilusionante para los próximos cuatro años que pudiera liderar. Lo importante es tener un proyecto y luego cumplirlo.

En el Congreso de Santiago se hará la renovación de la junta y, lo lógico, es que el futuro presidente presente su plan estratégico y su compromiso con los socios. Sin embargo, como las elecciones todavía no se han convocado habrá que esperar a ver los candidatos que quieren optar a la presidencia, o que vamos a optar a la renovación, para analizar los planes.

¿Cuáles son los principales retos para la SEFH en 2011?

Nuestros principales retos cuando comenzó la andadura de la actual Junta Electoral eran cumplir dos compromisos claros con los miembros de la SEFH: aumentar el número de socios e incrementar el nivel de participación. Ambas situaciones se han cumplido. En los últimos años habíamos detectado una evolución negativa donde no todos los farmacéuticos hospital, bien con titulación o durante su periodo de residencia, se incorporaban a nuestra sociedad. Esa dinámica tuvo un punto de inflexión ya en el primer año de esta junta, con la incorporación de todos los residentes de primer año.

A día de hoy, el 98 por ciento de los farmacéuticos de hospital españoles están en la SEFH, donde, además, se han recuperado algunos valores fundamentales y se ha creado un grupo generador de inteligencia colaborativa. En este sentido, hemos multiplicado por cuatro los grupos de trabajo que había y prácticamente la mitad de los farmacéuticos hospitalarios participan ya en alguno de estos grupos, con lo que se ha generado una masa crítica importante.

También hemos querido promocionar algo que nos parece fundamental: la transparencia en las decisiones. Todas las decisiones y, sobre todo, la generación de elecciones para director del área de investigación, de formación, de grupos de trabajo etc., se hace mediante convocatorias públicas a las cuales puede acceder cualquier farmacéutico. Eso ha permitido que muchos farmacéuticos que nunca pensaron que podían optar a determinados puestos estén ahora dirigiendo la sociedad en áreas muy importantes. Creo que la mejor prueba de que algo funciona es que cuando uno, de forma voluntaria, quiere participar en un grupo, a pesar de que le cuesta dinero, quiere decir que lo que la sociedad le retorna es mucho mayor de lo que invierte en ella.

Entre los temas de actualidad que se abordarán en Santiago se encuentran las medidas autonómicas de control del gasto farmacéutico ¿Cree que estas medidas ponen en peligro la equidad y la accesibilidad a los fármacos en el SNS?

Sanidad no corrige la discrepancias entre comunidades.

Estos catálogos lo que reflejan es que no hay una uniformidad. Se han producido discrepancias muy importantes entre las comunidades que no han sido corregidas ni por el Consejo Interterritorial del SNS ni por el Ministerio de Sanidad. Eso, de alguna forma, cuestiona la posibilidad de equidad en las mismas condiciones a los ciudadanos españoles, y eso no es una buena noticia. Además, algunos de esos decretos han significado un aumento muy importante de carga y de actividad asistencial y, desgraciadamente, siempre han venido parejos de un déficit de recursos humanos para poder llevar a cabo las funciones de farmacia que los propios decretos ordenan.

La farmacia tiene una guerra abierta contra los recortes nacionales para racionalizar el gasto farmacéutico, ¿esa sensación también está latente en el hospital?

Hay un poco de catarsis dentro de la profesión farmacéutica y una necesidad de reinventar gran parte de las actividades. Creo que más que específicamente con la oficina o el hospital, es necesario adaptarse a unos nuevos tiempos donde parte de la actividad que veníamos realizando necesariamente tiene que cambiar, como cambia el entorno sanitario como fruto del cambio de la propia sociedad. Por lo tanto hay que adaptarse a un nuevo modelo y una nueva situación.

¿La estrategia 2020 es un ejemplo de esa adaptación a los nuevos tiempos?

La estrategia lo que ha aportado son unas metas. Es una hoja de ruta de cómo vamos a hacer las cosas y qué logros queremos alcanzar. Lo importante es que hemos definido dónde queremos ir, qué objetivos queremos cumplir, con qué magnitud; hemos definido algunas líneas fundamentales y cómo lo vamos a hacer. Primero y muy relevante, hemos conocido cuál es la situación, pero además la sociedad ha definido cuál es el camino. A partir de ahí el desarrollo tiene que hacerlo la SEFH apoyando iniciativas que a su vez generen el cumplimiento de objetivos.

El número de nuevas plazas se ha congelado.

¿Cuáles son las principales grietas del marco laboral del farmacéutico hospitalario en España?

Digamos que el marco laboral está muy condicionado por la contratación. La mayor parte de los farmacéuticos hospitalarios en España trabajan en hospitales públicos y están vinculados al número plazas con un marco de movilidad escaso que, no obstante, facilita que el marco laboral sea lo suficientemente estable. También es verdad que en los últimos años ha habido un incremento importante del número de farmacéuticos que, desgraciadamente, no pueden hacer su actividad aquí y han optado por irse a otros países. Uno de los motivos principales de esta marcha está relacionado con un entorno de crisis que ha motivado que el número de plazas se haya congelado, a nivel general, en todos los hospitales. Si no sale oferta es difícil que puedan absorber todos los farmacéuticos que van saliendo de las facultades. En cualquier caso, si hacemos comparación con otras especialidades, farmacia hospitalaria ha crecido en el número de plazas de forma mucho más importante que otras, y ha sido una especialidad en la que empezaron 150 farmacéuticos de hospital a nivel nacional y que hoy ya supera los 3.000, en tan solo 30 años.

¿Ha supuesto la crisis un freno importante en la I+D desarrollada en FH, tal y como ha ocurrido en otros ámbitos?

Es evidente que las restricciones económicas al final se trasladan a todos los campos. Hoy la investigación cuesta mucho dinero y por lo tanto tiene que ser productiva. En ese sentido, la SEFH siempre ha intentado apoyar la investigación española dotándola de estructuras como las unidades de ensayos clínicos, siempre eficientes y con capacidad para reducir los costes o el tiempo de acceso a la investigación en los centros hospitalarios. Aparte de eso, se ha asumido una función muy clara desde el punto de vista de trasladar esa eficacia a las situaciones reales que nos vamos a encontrar, desde el punto de vista de los beneficios y de los riesgos en los pacientes. A partir de aquí, ya específicamente, en algunos hospitales se desarrollan proyectos también más vanguardistas relacionados con la farmacogenómica o la farmacogenética que yo creo que van a ser un punto muy importante hacia la medicina individualizada, que esperamos sea el futuro.

En ese futuro marcado por la individualización de los medicamentos ¿qué papel deben jugar la industria farmacéutica y las administraciones públicas?

Hay un interés común de los laboratorios y de los organismos públicos; en definitiva se trata de hacer investigación y de hacer investigación de calidad en beneficio de los pacientes. En España una de las actividades investigadoras más importantes la ejercen los laboratorios farmacéuticos de forma privada pero eso no quita que algunos organismos públicos no participen. La investigación también ha tenido sus fases y la crisis ha evidenciado que quizá el modelo estructural de investigación no estaba lo suficientemente sustentado y, al primer aire, se ha caído.

¿Está la farmacia hospitalaria española al máximo nivel para afrontar esos nuevos retos?

A nivel asistencial los farmacéuticos españoles estamos en la vanguardia europea, en este sentido podemos estar muy tranquilos, sin querer ser pretenciosos, además de apostar por la formación continua día a día. Lo importante es que este nivel lo mantengamos asumiendo el liderazgo a través de la sociedad europea, para trasladar así a todo el marco europeo el perfil asistencial ideal.

Como jefe de Farmacia del Hospital La Nueva Fe de Valencia, ¿Qué ha supuesto el traslado a las nuevas instalaciones?

La Nueva Fe podrá fabricar sus propios medicamentos.

Estructuralmente, este hospital se ha definido como el más grande de Europa y, probablemente, así lo sea; pero sobre todo yo lo definiría por su apuesta por la tecnología, para mejorar la eficiencia de los procesos y sobre todo para mejorar la seguridad. Muy pocos hospitales han hecho una apuesta tan estratégica por la seguridad de los pacientes a través de la prescripción electrónica asistida, a través de la identificación de fármacos por Datamatrix individual de cada una de las dosis a través de la verificación previa a la administración.

Asimismo, se ha hecho una apuesta muy importante por dotar al Servicio de Farmacia y al hospital de un centro de fabricación con características homologables a cualquier centro de fabricación de un laboratorio. Está en periodo de construcción pero nos va a permitir cumplir con la normativa de GMPs a nivel internacional, va a dar la posibilidad de que el Servicio de Farmacia pueda elaborar medicamentos para otros hospitales. Con este nivel de garantía, cuando lo consigamos, probablemente sea el único en toda Europa. Esta iniciativa responde a un proceso bastante claro de centralización por economía de escala y de especialización en el que todos tenemos que hacer la reflexión de si tenemos que hacer las mismas cosas en todos los sitios o tenemos que centrarnos en determinadas áreas para ser más eficientes.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com