Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 2
tribuna de opinión
Interoperabilidad en la Farmacia Hospitalaria: Una herramienta para incrementar la seguridad del paciente

Federico Tutau, Vocal Nacional del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

La Farmacia Hospitalaria viene desarrollando en los últimos años una profunda transformación tecnológica, orientada fundamentalmente a mejorar y garantizar la seguridad de los pacientes. En este sentido, y con el fin de reducir a cero los posibles errores de medicación, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) presentó en 2008 el “proyecto 2020”. Este proyecto determinó unos objetivos de desarrollo de los Servicios de Farmacia de los hospitales, con los se que trataba de promover medidas orientadas al uso adecuado y seguro del medicamento.

Algunos de esos objetivos para el año 2020 son hoy ya una realidad en buena parte de los servicios de Farmacia de los hospitales españoles. Así, por ejemplo, la progresiva implantación de sistemas informatizados en los hospitales está facilitando una mayor accesibilidad a la historia clínica y farmacoterapéutica de los pacientes. Esta facilidad de acceso a la información, supone también un mayor nivel de exigencia en cuanto a la calidad y fiabilidad de las intervenciones farmacéuticas.

Entre las funciones del farmacéutico, la validación farmacoterapéutica tiene una importancia clave. Para llevarla a cabo, debe realizar una revisión exhaustiva de la historia clínica de cada uno de los pacientes, teniendo en cuenta datos de laboratorio y otras pruebas complementarias. Se trata, por tanto, de un estudio pormenorizado del paciente que requiere una dedicación importante, incluso cuando se dispone de historia clínica informatizada. Por tanto, para poder ser eficientes en la gestión de toda la información relacionada con la farmacoterapia, los farmacéuticos de hospital necesitamos nuevas herramientas de ayuda a la validación farmacéutica. Esta necesidad, representa para la Farmacia Hospitalaria una oportunidad de innovación tecnológica, orientada hacia el objetivo de poder realizar una validación farmacéutica muy eficiente, segura, y de alta calidad en todos los pacientes.

Algunos hospitales están desarrollando aplicaciones en este sentido. Concretamente, en el Servicio de Farmacia del Hospital del Henares desde hace un año llevamos trabajando en una nueva metodología de validación farmacéutica que complementa al sistema tradicional de validación. La hemos denominado validación transversal, y está basada en el concepto de interoperabilidad, que consiste en integrar toda la información que se encuentra en las diversas aplicaciones informáticas del hospital, pudiendo utilizarla de una forma sencilla, sin tener que acceder a cada aplicación buscando la información del paciente. También hemos desarrollado un software para poder llevarla a cabo.

Este modelo de validación farmacéutica basado en interoperabilidad, debería tender de integrar toda la información que los farmacéuticos requieren para poder realizar una evaluación completa y exhaustiva de la farmacoterapia de un paciente (historia clínica, pruebas de laboratorio, historia farmacoterapéutica, tratamientos actuales…). Para ello, en primer lugar, debería seleccionar sólo aquellos pacientes que, por sus características fueran candidatos a padecer un posible problema relacionado con medicamentos (PRM). Además, para cada paciente seleccionado, la aplicación debería presentar toda la información procedente de distintos orígenes en una única pantalla, sin necesidad de tener que buscarla en cada una de las aplicaciones. Finalmente, la aplicación debería realizar una propuesta de recomendación que el farmacéutico debe valorar, facilitándole la intervención.

Por tanto, esta metodología de validación transversal basada en la interoperabilidad, como apoyo al sistema actual de validación, representa una nueva modalidad de abordaje de la validación farmacéutica, ya que por un lado puede permitir que el farmacéutico detecte con facilidad los pacientes que realmente sean candidatos a tener algún PRM, y por otro lado contribuye a resolverlos.

La interoperabilidad es una metodología que debemos abordar de una forma consensuada entre todos los farmacéuticos de hospital. Los servicios de Farmacia nos podemos encontrar ante una oportunidad de liderar el desarrollo de esta metodología en los hospitales.
.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com