Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 11 de marzo de 2014   |  Número 36
PORTADA
DEBATE SOBRE ENFERMEDADES RARAS
Un presupuesto nacional garantizaría el acceso a medicamentos huérfanos
Como media, un 11 por ciento del presupuesto de farmacia de los hospitales se destina a estos tratamientos

Marcos Domínguez / Imagen: P. E. y M. A. E. Madrid
El estudio de Sanitaria 2000, empresa editoria de la Publicación de Farmacia Hospitalaria, ha acogido, patrocinado por el laboratorio Chiesi, un debate sobre enfermedades raras y las posibilidades de la formulación magistral como forma de ahorro en los hospitales, aprovechando la reciente celebración del Día Mundial de las Enfermedades Raras. “En torno al 11 por ciento del presupuesto de farmacia de los hospitales se dedica a tratar estas patologías”, explica José Luis Poveda, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria. Lo crucial, sin embargo, es señalar que hay unas 7.000 enfermedades raras “y solo un 6 por ciento de los pacientes tiene acceso a los medicamentos”.

Poveda se muestra partidario de un presupuesto nacional dedicado a estas patologías para que tanto hospitales como comunidades autónomas “no vean a los pacientes como una amenaza”. Se trata de un aspecto crucial si se tiene en cuenta el origen genético de muchos de estos males -lo que puede implicar varios casos en una única familia-, por lo que no es infrecuente que “en una comunidad pequeña haya varios pacientes enfermedades ultrarraras, y desde un punto de vista presupuestario es un desastre”.

De izquierda a derecha: Carmen Basolas, médico y directora de Relaciones Institucionales de Chiesi; José Luis Poveda, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, y Teresa Tejerina, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología.

Por parte de los farmacólogos estuvo presente Teresa Tejerina, catedrática de Farmacología por la Universidad Complutense de Madrid y presidenta de la Sociedad Española de Farmacología. Afirma que los medicamentos huérfanos “se desarrollan específicamente para un nicho más pequeño y el retorno para las compañías económicamente va a ser difícil si no se apoya desde la administración” y considera que no son suficientes para motivar a su investigación y desarrollo las exenciones fiscales y la exclusividad de diez años para los laboratorios en la comercialización de medicamentos para esa enfermedad concreta.

Carmen Basolas, médico y responsable de Relaciones Institucionales de Chiesi, explica que “desde el punto de vista nacional, el gasto farmacéutico global en 2012 fue de 14.260 millones de euros”, de los cuales “solo 460 fueron dedicados a productos huérfanos, el 3,23 por ciento del total”. Basolas abunda en el hecho de que, en un contexto de crisis, “con todas las medidas que ha tomado el Gobierno español en cuanto a contención del gasto farmacéutico”, muchas compañías “han desviado su foco de I+D hacia patologías nicho, de baja incidencia”, en las que “estará más preservado el medicamento y, por tanto, el retorno de la inversión se puede asegurar un poco más”. Además, “es un campo muy amplio por investigar, descubrir y poner productos en el mercado”.

Las constricciones presupuestarias, los altos precios de estos medicamentos y el reducido número de pacientes potenciales han movido a algunos hospitales, en ciertos casos, a adquirir fármacos obtenidos a través de formulaciones magistrales. Teresa Tejerina considera este hecho un error ya que, por definición, la formulación magistral es “un medicamento destinado a un paciente individualizado”. “Si existe un fármaco comercializado, que ha pasado toda una serie de garantías, debe prevalecer frente al preparado en una oficina de farmacia o una farmacia hospitalaria”. Además, estos no tienen “la misma fabricación, elaboración, almacenaje y distribución que se les exige a un laboratorio farmacéutico”.

José Luis Poveda afirma que lo primero es “que las reglas del juego estén claras”. “Se está presionando a las comunidades autónomas y a hospitales a mantener un presupuesto y los mecanismos para intentar reducir los costes pueden llevar a cualquier tipo de actuación”. Además, se trata de una situación que desincentiva la investigación en medicamentos huérfanos. En todo caso, “cualquier farmacéutico que sale de la facultad tiene capacidad para hacer fórmulas magistrales“ y por tanto “la calidad de lo que se fabrica no debe ser cuestionada”.

Acceda al debate completo

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

2004 - 2013 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com